Trastornos de ansiedad
¿Qué es la ansiedad?

 

La ansiedad es una respuesta de nuestro organismo que surge ante estímulos que la persona evalúa como potencialmente peligrosos o amenazantes. Estos estímulos pueden ser tanto externos (situaciones estresantes) como internos (pensamientos o preocupaciones).

Podríamos hablar de una ansiedad sana o adaptativa que acontece ante estímulos concretos y que estaría justificada desde un punto de vista lógico o racional y otra, ansiedad patológica, que no responde a estímulos concretos ni atiende a una lógica consciente.

 

Algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad son los siguientes:

-Elevación de la frecuencia cardiaca (palpitaciones o taquicardia).

-Presión en el pecho y dificultad en la respiración.

-Sensación de miedo o preocupación constante.

-Sudoración.

-Hormigueos (parestesia).

-Miedo a perder el control, a morirse o a enloquecer.

 

Cuando la ansiedad es recurrente, intensa y patológica, interfiere con el desarrollo y la vida normal de las personas, convirtiéndose en un problema que conviene tratar, ya que en muchos casos no remite y tiende a cronificarse.

 

 

¿Cuáles son los trastornos de ansiedad más comunes?

 

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Se estable cuando la persona padece una preocupación persistente por algún estímulo concreto, como situaciones cotidianas o problemas, durante al menos seis meses. Esta ansiedad no ha de estar causada por fármacos ni abuso de sustancias.

 

Agorafobia

Miedo que acontece en situaciones en las que escapar puede resultar complicado. El sujeto anticipa estas situaciones y tiende a evitarlas por temor a sufrir un episodio de miedo y no ser capaz de abandonar la situación o de recibir ayuda. De esta forma, la agorafobia puede darse tanto en sitios abiertos (la calle, el campo) como cerrados (cine, ascensores, tren).

 

Trastorno de pánico o de angustia (con y sin agorafobia)

Caracterizado por ataques de miedo intenso que pueden durar desde unos minutos a horas. Los estímulos que provocan estos episodios no siempre están claramente identificados. El sujeto muestra también una preocupación persistente ante la anticipación de episodios futuros (miedo al miedo). En algunos casos, la persona que padece este trastorno tiende a evitar lugares o situaciones ante la anticipación de sufrir otro ataque (salir a la calle, visitar sitios concurridos, apartados o de difícil acceso), desarrollando de esta forma un cuadro agorafóbico que acompaña a la sintomatología del trastorno de pánico.

 

Fobia social o trastornos de ansiedad social

En este caso la ansiedad está ligada a situaciones sociales. El sujeto experimenta temor recurrente por el miedo a ser evaluado negativamente por otras personas. Los síntomas más frecuentes son rubor, sudoración excesiva, palpitaciones, temblores y en casos más agudos pueden darse también ataques de pánico. Las personas que padecen este trastorno tienden a menudo a evitar las reuniones sociales.

 

Fobias

Una fobia específica supone un miedo intenso e irracional ante un estímulo concreto. Si bien hay objetos o situaciones que son más comunes y justificados que otros (serpientes, aviones, precipicios, etc.) podríamos decir que prácticamente cualquier estímulo es potencialmente fóbico. De esta forma podemos encontrar un número amplísimo de fobias específicas asociadas a las causas más insólitas, como la coulrofobia (miedo a los payasos y mimos) o la tripofobia (miedo a los agujeros).

 

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Caracterizado por la presencia de obsesiones, pensamientos recurrentes que generan angustia, y compulsiones, acciones o rituales que la persona realiza con el objeto de minimizar la ansiedad provocada por las obsesiones. Aquí también encontramos una variedad amplísima en cuanto a la naturaleza de las obsesiones y de las compulsiones. En un pequeño porcentaje de casos, los sujetos padecen únicamente las obsesiones sin que le sucedan rituales ni conductas concretas (obsesivos puros).

 

Trastorno de estrés-postraumático (TEPT)

Este trastorno surge tras haber vivido alguna experiencia traumática (accidentes, abusos, víctimas de terrorismo, violaciones, etc.). Se caracteriza porque el sujeto muestra conductas de evitación respecto de las situaciones que de alguna forma le recuerdan a la experiencia sufrida. También experimentan síntomas de ansiedad, ira y depresión y flashbacks, que son imágenes en las que se revive mentalmente el episodio traumático.

 

Tratamiento para los trastornos de ansiedad.

En Atocha Psicólogos trabajamos los problemas de ansiedad de forma multidisciplinar. Para ello empleamos desde las técnicas más clásicas y de probada eficacia, como las propias de la terapia cognitivo-conductual, hasta las más modernas, como la hipnosis clínica y la técnica de EMDR.

Queremos trabajar, no solo el síntoma, sino también la causa, por lo que realizamos una terapia a nivel profundo para determinar y solucionar el origen de la ansiedad. De esta forma, la remisión de los síntomas es más evidente y se evitan recaídas futuras.

En aquellos casos en los que sea conveniente combinar la psicoterapia con terapia farmacológica, tenemos un servicio de psiquiatría para supervisar este tratamiento.

Trastornos de ansiedad
Trastornos de ansiedad

TARIFAS TRATAMIENTO:

 

Estas son las tarifas de los distintos tratamientos que tenemos en nuestro centro:

 

– Terapia psicológica

Realizamos una primera sesión gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

El precio de cada consulta psicológica es de 70 euros. Ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 300 euros (60 euros por sesión).

 

– Tratamiento psiquiátrico

La primera consulta tiene un precio de 100 euros y las siguientes consultas psiquiátricas tienen un precio de 80 euros.

 

¿Problemas de Ansiedad? Podemos ayudarte