Podríamos hablar de relajación mindfulness como una técnica más de meditación, por lo que no se trata de algo realmente novedoso, sino que deriva de disciplinas orientales milenarias.

 

Se basa, sobre todo, en la atención plena o consciente. Esto consiste en prestar atención a nuestras emociones y sensaciones para conectarnos totalmente con el momento presente; sentir todo aquello que nos acontece de forma desprejuiciada y aceptante. De esta forma, puede emplearse como una técnica de relajación o para aliviar problemas como la ansiedad o la depresión, ya que al permitirnos sentir también las emociones negativas conseguimos a menudo que estas remitan o disminuyan.

 

Mindfulness puede emplearse de forma aislada o en combinación con otras técnicas para relajarse, potenciar el sistema inmunológico y trabajar problemas como ansiedad, depresión, obsesiones, dolor crónico y adicciones, entre otros.

terapia psicologica en atocha

¿Qué problemas se tratan?

El mindfulness o atención plena te reportará ventajas, ya que aprenderás a focalizarte en el presente y podrás disfrutar con mayor plenitud de cada experiencia. Además, serás capaz de experimentar las emociones negativas pero sin que estas te generen estrés o te atrapen en un círculo auto-destructivo.

 

Asimismo, con la práctica de atención plena asumirás una actitud libre de crítica y podrás liberarte de los pensamientos negativos u obsesivos que te producen ansiedad. Te enfrentarás a los problemas con una mayor fortaleza.

 

Técnicas de Mindfulnes

 

Las técnicas del mindfulness se usan con éxito para tratar problemas de ansiedad, estrés, depresión, autoestima, adicciones, dolor crónico, tabaquismo, trastornos de personalidad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno por estrés postraumático, desórdenes alimentarios, obesidad, dolor crónico, duelo, inseguridad, hipocondría, toma de decisiones, falta de control de impulsos y perfeccionismo.

¿Cómo trabajamos?

Durante la terapia con mindfulness, el psicólogo se centra en las emociones y sensaciones, intentando que estas fluyan de manera natural. La persona solo debe dejarse llevar y una vez que se convierte en un observador atento. De esta manera, logra liberarse de las emociones que le perturban, esas de las que  intentaba escapar.

 

 

Una vez que comprendemos y aceptamos las situaciones y emociones que nos están causando daño, nuestra mente pone en marcha sus mecanismos naturales de autorregulación. Estos que no se habían podido activar porque estábamos demasiado ocupados bloqueando o escondiendo el malestar.

 

Lo siguiente es elegir las situaciones en las que nos implicaremos activamente. No es solo cambiar un pensamiento negativo por otro positivo, sino vivir las cosas. El objetivo es aceptar la experiencia, sin realizar ningún tipo de valoración. Los pensamientos supuestamente negativos se aceptan como algo natural y así, cuando no los valoramos ni los rechazamos, la mente encuentra su equilibrio.

En Atocha Psicólogos somos profesionales en Relajación Mindfulness.