La terapia cognitivo conductual representa la parte de la psicología más contrastada a nivel científico y sigue muy vigente en la actualidad. Persigue operar cambios a nivel emocional a través de la modificación de los pensamientos o atribuciones que tenemos acerca de las cosas y también de la conducta, cambiando hábitos o instaurando otros más saludables, introduciendo estímulos y pautas o eliminando conductas.

 

La terapia cognitivo conductual se puede emplear para tratar un amplio espectro de problemas como la ansiedad, la depresión, baja autoestima, adicciones, problemas en las relaciones, trastornos de alimentación, obsesiones, etc.

 

Las técnicas que comprende esta terapia son muy diversas y variadas:

  • Terapia cognitiva
  • Terapia racional emotiva
  • Entrenamiento en resolución de problemas
  • Inoculación al estrés
  • Desensibilización sistemática
  • Modelado
  • Autoinstrucciones
  • Condicionamiento clásico e instrumental
  • Parada de pensamiento
  • Técnicas de biofeedback

 

Este conjunto de técnicas pueden aplicarse en el marco de una terapia integradora.

Terapia Cognitivo Conductual

¿Qué problemas se tratan?

La terapia cognitiva conductual se puede aplicar para tratar una amplia gama de trastornos y problemas como la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo, los ataques de pánico, las fobias, el estrés post-traumático, las adicciones y los trastornos del comportamiento alimentario, como la bulimia y la anorexia.

 

También se aplica con excelentes resultados para ayudar a las personas a superar el duelo y la ruptura de pareja. Además, se utiliza en los programas de manejo de la ira y es muy útil para enseñar a las personas a afrontar las situaciones de estrés, solucionar las dificultades en sus relaciones interpersonales, mejorar su autoestima y tomar decisiones trascendentes.

 

En algunas enfermedades específicas, como las cefaleas, el insomnio, la fibromialgia y el colon irritable, la terapia cognitivo conductual ha demostrado ser muy eficaz, sobre todo para aliviar los síntomas y prevenir las recaídas.

¿Cómo trabajamos?

La terapia cognitiva conductual puede ser utilizada dentro de un marco integrativo con técnicas y orientaciones que complementan y completan la orientación cognitiva conductual.

 

En Atocha Psicólogos integramos el enfoque cognitivo conductual con otro tipo de enfoques y técnicas, ya que creemos que cada orientación tiene sus ventajas y sus limitaciones, y nos parece más rico y más eficaz poder disponer de diferentes recursos, de forma que la terapia no se ciña a una sola forma de trabajar, sino que se adapte a las necesidades del paciente.

 

 

 

Duración del tratamiento

Al complementar el tratamiento con diferentes técnicas de corte humanista la duración se reduce significativamente en comparación con la aplicación de la terapia cognitivo conductual por sí sola.

Eficacia

Los resultados de esta terapia están validados científicamente. Esto significa que los pacientes mejoran más que si no hubieran recibido tratamiento o estuvieran siguiendo un programa de efecto placebo.

Terapia para

Ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, ataques de pánico, fobias, adicciones, trastornos alimentarios, duelos, ruptura de pareja, cefaleas, insomnio, fibromialgia, colon irritable, entre otros.

En Atocha Psicólogos somos profesionales expertos en Terapia Cognitivo Conductual.